martes, 30 de agosto de 2011

LA HOSTIA SE CONVIERTE EN CARNE Y SANGRE

 La Hostia se convierte en carne y sangre en la boca de una Koreana, este hecho se le repite una y otra vez, y ocurrio también en una ocasión frente al Papa Juan Pablo II.


No nos perdamos de este magnifico tesoro bajado del cielo de recibir a Jesus vivo cada dia, veamos lo que dicen las Sagradas Escrituras sobre la Eucaristía. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día. Homilias Católicas - Sermones, reflexiones, inspiraciones y meditaciones de los evangelios - Inspiraciones del Espíritu Santo Juan 6:51-58

El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día.



51 Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo le voy a dar, es mi carne por la vida del mundo.
52 Discutían entre sí los judíos y decían: ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?
53 Jesús les dijo: En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.
54 El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día.
55 Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida.

56 El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él.
57 Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí.
58 Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron vuestros padres, y murieron; el que coma este pan vivirá para siempre.


Cada uno de nosotros podemos recibir el cuerpo y la sangre de cristo en la Eucaristia, lo unico que tenemos que hacer es confesarnos previamente con verdadero arrepentimiento de no ofender mas a Dios y tener el deseo de recibir el cuerpo y la sangre de Cristo en nuestro ser.

Además que cosa sería mas importante en nuestra vida, que recibir el alimento para la vida eterna. Hagamos pues un espacio divino en nuestro dia para recibir la Sagrada Eucaristía diariamente para que Jesus permanezca con nosotros como dice Juan 6,56 El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él .

No te imaginas la paz y la fuerza que va a permanecer en ti cada día, si asi como cada dia comes tus alimentos, tambien comieras el alimento espiritual bajado del cielo.

Asi como cuando haces dieta o ayuno que te sientes hasta triste y deprimido, asi esta nuestro corazon cuando lo mantenemos a dieta o ayuno del alimento eucaristico.

Y como dice Romanos 8,31 "si Dios esta por mi quien contra mi. "


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada